Noticias de Salud

imprimir
Compartir en... Compartir en Google+

Estudios de sueño: Miden la calidad de tu descanso

No pegar ojo durante la noche o dormir con sobresaltos es tan perjudicial para la salud como dormir de manera excesiva y sin poder controlar la somnolencia. Estas pruebas estudian el origen de estos problemas, para poder darles solución.

¿QUÉ SON?

Son las pruebas médicas destinadas, en general, a conocer cómo es nuestro sueño; es decir, si dormimos más o menos tiempo del que necesitamos y si lo hacemos de manera satisfactoria. De esta manera es posible detectar la presencia de fenómenos que perjudiquen al descanso, como interrupciones de la respiración o movimientos anormales del cuerpo, entre otros.
 

¿QUÉ TIPOS DE ESTUDIOS EXISTEN?

Los estudios que de manera habitual se realizan en las Unidades de Sueño son:

  • Polisomnografía: Detecta cómo es el sueño y si existen alteraciones, analizando diversos aspectos (respiración, flujo de oxígeno, movimientos de ojos y piernas, etc.). Al mismos tiempo se realiza al paciente una electroencefalografía mientras duerme.
     
  • Test de latencias múltiples: Para saber si hay una hipersomnolencia (exceso de sueño) anormal.
     
  • Actigrafía: Estudia el sueño del paciente en ciclos de menos o más de 24 horas.
     
  • Pulsioximetría: Mide únicamente el pulso y la saturación de oxígeno. Es un método sencillo que permite descartar la existencia de apneas del sueño.


¿CÓMO SE REALIZAN?

  • Para la polisomnografía hay que pasar una noche en el hospital, puesto que se estudia el sueño durante unas ocho horas seguidas. El test de latencias múltiples se realiza también en el hospital, puesto que el paciente debe dormir veinte minutos cada dos horas, durante un día.
     
  • Para la pulsioximetría sólo es preciso colocarse un sensor del dedo. La actigrafía se realiza llevando un aparato especial a modo de reloj durante varios días. En estos casos no es necesario el ingreso hospitalario.

 

¿SON PRUEBAS MOLESTAS?

Algunas de ellas requieren la colocación de cables y electrodos en diversas zonas del cuerpo, como la cabeza, los ojos y el pecho. Tener que dormir con ellos en un hospital puede agobiar un poco a algunas personas, pero el tiempo de sueño conseguido suele ser suficiente para obtener los resultados necesarios. Ninguna prueba produce dolor ni molestias físicas.
 

¿A QUIÉN SE REALIZAN ESTAS PRUEBAS?

Normalmente, a las personas que presentan somnolencia diurna porque duermen mal durante la noche, bien sea porque tienen dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo o porque experimentan despertares nocturnos (apnea del sueño) o un despertar precoz por la mañana. En cada una de estas posibilidades, la causa y el tratamiento son distintos.

También tienen que estudiarse los casos de somnolencia exagerada durante el día (narcolepsia), las crisis epilépticas durante el sueño o el sonambulismo, entre otros trastornos.


¿SE NECESITA PREPARACIÓN ESPECIAL?

Si se está bajo tratamiento médico, se puede seguir tomando hasta el día de la prueba, excepto si hay sospecha de narcolepsia, caso en que se suspenderán los medicamentos varias semanas antes. En caso de tomar fármacos para dormir, lo normal es tener que suspenderlos previamente también.

 

 

Enlaces Relacionados

  1. La apnea del sueño afecta a más de 100.000 menores de 14 años
  2. Descansa más y mejor: ¡Qué nada te quite el sueño!
  3. El sueño de los niños (23/11/2017)
  4. El mayor enemigo del sueño
  5. Apnea del sueño y enfermedad celíaca
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate