Noticias de Salud

imprimir
Compartir en... Compartir en Google+

Protege tu piel del frio

A pesar de que cuenta con sus propios medios de autodefensa, si no cuidamos nuestra piel a conciencia a lo largo de todo el invierno, el frío, el viento y los cambios bruscos de temperatura pueden deteriorarla, dejándola deshidratada y desnuda frente a las agresiones externas.

Cara, cuello y manos. Son las zonas más expuestas a las inclemencias del tiempo, por lo que se suelen resecar más. Hidrátalos todos los días con cremas altamente nutrientes con factor de protección solar 15 como mínimo.

Labios. Humedecerlos con saliva los irrita aún más. Usa un protector labial hidratante con protección solar.

Nariz. Tiende a enrojecerse y a resecarse por el frío y la mala circulación sanguínea. Para rehidratarla, aplícate crema hidratante o vaselina con frecuencia. Evitar el café, el alcohol, las especias y tabaco ayuda a aliviar la irritación.


LA PIEL TIENE SED... ¡HIDRÁTALA!

  • Cuando notamos que está seca y descamada.
  • Cuando está apagada, sin brillo.
  • Cuando está sensible y aparecen rojeces y pequeñas heridas.

Todas las pieles, incluso las grasas, precisan ser hidratadas. Cada tipo de piel necesita una crema hidratante específica según sus características, que se debe aplicar mañana y noche. Y recuerda beber al menos entre un litro y medio y dos litros de agua al día.


Y NECESITA ALIMENTO... ¡NÚTRELA!

  • Los alimentos ricos en vitamina A evitan la sequedad del cutis, las grietas de los labios y previenen la formación de sabañones.
  • La vitamina C es un buen antioxidante celular y estimula las defensas de la piel.
  • Las frutas y verduras ricas en agua (tomate, acelga, lechuga, melón, sandía, fresa, pera) aportan vitaminas, minerales y una buena fuente de hidratación.


BIEN ABRIGADOS

Las prendas de algodón, además de conservar el calor, mantienen la piel seca y permiten la evaporación del sudor. Los tejidos sintéticos y las prendas demasiado ceñidas dificultan la transpiración, lo que puede hacer que la piel se reseque.


OJO CON LA DUCHA MUY CALIENTE

Los dermatólogos recomiendan tomar duchas rápidas con agua tibia y jabones suaves que respeten la estructura química de la piel.

A continuación, es conveniente aplicarse crema hidratante en todo el cuerpo, con especial énfasis en codos y rodillas, que se resecan con facilidad.

 

Enlaces Relacionados

  1. Piel atópica infantil: Cuidados especiales de invierno
  2. CÁNCER DE PIEL ¡Evítalo!
  3. Cuidar nuestra piel (05/12/2017)
  4. Cuidados de la piel en los mayores
  5. Flan frío de toffe
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate